Parece que llorar es lo único que me queda.